Sindicar

El Ciclo Medio de Corte y Confección abre las II Jornadas sobre el sector nupcial en la Colonia de Fuente Palmera

Fuente Palmera comienza a tomar sabor a Feria de la Boda con las jornadas previas que iniciaban en la tarde del lunes 2 de octubre. La primera mesa redonda estaba dedicada al Ciclo Medio de Corte y Confección de Moda. Para compartir sus experiencias en ella estaban presentes la Directora del IES Colonial, María José Aguilera; la profesora del Ciclo Medio, María Serrano; una representante de las empresas colaboradoras, Creaciones Paqui Rivero; y una alumna, Concepción Lesmes.
Antes de que comenzara la mesa redonda, el Alcalde de Fuente Palmera, Francisco Javier Ruiz, y el Presidente de la Asociación de Empresarios, Antonio Romero, inauguraron las jornadas. El primer edil aprovechó para volver a lanzar la propuesta de sentarse a estudiar el futuro de Fuente Palmera de Boda, así como del apoyo en la búsqueda de la obtención del Ciclo Superior. Por su parte, el Presidente del colectivo empresarial aprovechó para felicitar a la comunidad educativa por el camino recorrido y se ofreció a trabajar, como ya se hizo, para conseguir el siguiente nivel formativo.
Previo al debate, la Directora del Centro de Secundaria, María José Aguilera, hizo un breve balance del camino recorrido hasta hoy. Aguilera volvía a aquellos momentos en los que en un tiempo récord se consiguió adaptar el espacio y el centro a un Ciclo Medio. “La Delegación de Educación se sorprendió de cómo IES Colonial, Ayuntamiento y empresas se presentaban en sus despachos unidos para conseguir ese proyecto”, apuntaba la Directora. Tras el recorrido temporal por el Ciclo de Corte y Confección, María José Aguilera animaba a repetir la historia y que “luchemos para que ese Ciclo de Grado Superior de Moda y Patronaje sea una realidad”.
Una vez culminadas las presentaciones se dio paso al debate con el público presente en la sala, donde comenzó la profesora del Ciclo, María Serrano haciendo un balance general y breve del Ciclo: “Cada año vamos mejorando, ya que se han ido tapando los fallos de años anteriores”. Serrano hablaba de una mejor coordinación y lanzaba el objetivo de “seguir aumentando el número de empresas participantes, porque cada vez hay más alumnos. La ratio es de quince alumnos cada curso y tienen que ir 15 a las empresas. Llega el momento que puedes saturar las empresas”.
Abierto el coloquio con el público, se lanzaban preguntas sobre los criterios de elección de las personas que pueden cursar el Ciclo. Ante esto, Serrano contestaba que su consulta siempre es “por qué no dejáis un tanto por ciento de alumnos colonos. Formamos a alumnos que son de fuera y, cuando aprenden, se marchan”. Aclaraba que la entrada al Ciclo se hace según la nota, y opinaba que igual “se debería premiar más a la cercanía al municipio, con interés, que no a alguien que quiere formarse e irse de nuestro municipio”.
Desde la empresa, representadas en Paqui Rivero, comentaba su experiencia con los alumnos de la formación dual. Rivero señalaba que en su caso tenía que dedicar más tiempo a deshacer lo que se hacía porque no estaba bien hecho, pero lo defendía pues “se aprende a base de práctica”. Entraba también a valorar la ratio de alumnos, ya que “hay mucha gente con ganas de entrar que se queda en la calle”.
Por parte del alumnado, representado en Concepción Lesmes, se solicitaba, no solo más empresas, sino más profesionales. “Si hay más personas sin el perfil adecuado para ir a la empresa, necesitas profesionales que puedan seguir formando a alumnos en el centro”, comentaba en relación con lo anterior la alumna. Abría también la puerta a ayudar a emprender, pues “en clase no se aprende a formar empresas sino a verlas funcionar”. Del mismo modo, requería seguridad en el profesorado para dedicar un largo plazo de tiempo al proyecto del Ciclo. “No tiene sentido modificar los equipos educativos, pues se rompen los equipos de trabajo que se han creado. Para el mantenimiento del ciclo y la formación en el mismo hay que mirar más allá de unos baremos”, concretaba Lesmes.
Para concluir, se requirió la necesidad de complementar la formación que deja el Ciclo Medio. En palabras de la profesora, “ellos aprenden muchísimo, pero no lo suficiente. Esto es tiempo, ganas e ilusión”, y aprovechaba para ofrecerse a estar manos a la obra en la búsqueda del Ciclo Superior. Desde el Área de Desarrollo Económico del Ayuntamiento se ofreció la mejora de la fluidez en la relación entre el órgano y el Ciclo para mejorar la formación y la posibilidad de obtener una salida laboral. Por último, desde el alumnado, se reconoció el trabajo que realizan profesorado y empresas y se instó a recompensar de algún modo “la dedicación y el esfuerzo que supone la tutorización”, no solo de las profesoras, sino también de las empresas.