Sindicar

La vocación emprendedora en universitarios andaluces sube cinco puntos

La decimocuarta Encuesta sobre Vocación Emprendedora en Andalucía, desprende como principal conclusión una subida de la intención de emprender en cinco puntos, pasando del 31,7% del año 2016 al 36,6% actual. El estudio, que este año se ha realizado a 1.100 estudiantes universitarios andaluces, es un informe de carácter anual que elaboran desde hace 14 años la revista Andalucía Económica y la escuela de negocios ESIC Business & Marketing School, y en la que colabora Andalucía Emprende, organismo dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento. Asimismo, cuenta con el patrocinio de la Fundación Cruzcampo y de Coca Cola.
El secretario general de Economía de la Junta y presidente de Andalucía Emprende, Gaspar Llanes ha destacado que esta “importante” subida de cinco puntos constata el “aumento continuado de emprendedores cualificados, siendo ya más de una tercera parte de los estudiantes universitarios que están dispuestos a emprender”. En este sentido, ha puesto en valor la apuesta de la Junta de Andalucía por el fomento del emprendimiento en la universidad, por conformar un “entorno excepcional para gestar el conocimiento” y ha destacado el desarrollo de medidas como las ‘Cátedras Andalucía Emprende’ o la implantación de Centros Andaluces de Emprendimiento (CADE) en las universidades, destinadas a “apuntalar un ecosistema de emprendimiento sólido, competitivo y cualificado”.
Además de la subida de la vocación emprendedora en universitarios, destacan como principales conclusiones las siguientes: sube el grado de definición del proyecto emprendedor, del 38,2% al 39,88%; baja significativamente el número de universitarios que desearía trabajar por cuenta ajena, del 37,2% al 18,9%, pero sube significativamente el porcentaje de estudiantes que se plantea el funcionariado (del 15 al 30%); y desciende levemente el porcentaje de universitarios que no tiene claro qué hacer (del 16,1% al 14,5%) cuando finalice sus estudios.
Por otra parte, la principal motivación a la hora de emprender es poner en marcha una idea propia. De hecho, casi un 40% de los estudiantes con vocación emprendedora contestó que ya había iniciado acciones para definir su proyecto empresarial. En cuanto al principal obstáculo con el que se encuentran, destacan el económico.
Más allá de los factores psicológicos del perfil emprendedor, en el que destacan la proactividad, la creatividad y la aversión al riesgo, queda implícito que el entorno es algo fundamental para tener predisposición emprendedora; según los resultados de la encuesta, entre los estudiantes que eligen ser funcionarios o trabajar por cuenta ajena, un 67% no tiene ningún o casi ningún referente cercano empresario, mientras que el 62% de los que tienen predisposición emprendedora, cuenta con referentes empresarios en su entorno.
Por último, en cuanto al fomento del emprendimiento en la universidad, el estudio destaca que, en opinión de los encuestados, ciertamente se están dando los pasos para impulsar la creatividad y la innovación y que se están poniendo las medidas para ello. Sin embargo, consideran que la asignatura pendiente es conectar toda esa generación de ideas con el mercado para materializar los proyectos.