Sindicar

25 años de La Cigüeña

Entrevistamos a Antonio Bolance, vicepresidente de la Asociación.

Hola, Antonio, dice la canción que 25 año no son nada.
Hola, cumplimos 25 años, nacimos en el 93 y tendremos eventos de todo tipo para conmemorar toda esta trayectoria.

¿Cuál es el fin de la Asociación?
El único fin es estar con niños de 7 a 16 años. Trabajamos inculcándole valores, trabajando en grupo, por el medio ambiente, en actividades de acampadas, de un día o actividades como la candelaria, cena de navidad, campamentos de verano…

¿Cada cuánto tiempo desarrolláis actividades?
Tenemos actividades cada mes y medio. La primera actividad después de la candelaria es a finales de febrero y luego tres acampadas más hasta los campamentos de verano y luego otras tres o cuatro antes de navidad.

Pero también os reunís cada semana, ¿no?
Las reuniones semanales las hacemos el grupo de monitores. Hay que tener mucha organización para todas las actividades. Por ponerte un ejemplo, en septiembre comenzamos a preparar los campamentos de agosto.

Mirando atrás, ¿con qué te quedas de estos 25 años?
Tenemos algunas ideas pensadas para celebrar estos 25 años. Vamos a tener vídeos de efemérides, de cuando empezamos en el siglo anterior, y por supuesto homenajearemos a quien fue el padre de la Cigüeña, Paco el cura.

Era fundamental.
Él lo llevaba todo para adelante. No se las daba de grande y es que es lo que era, un grande. Ahora cuando no lo tenemos nos damos cuenta todo lo que hacía y todo lo que hizo por nosotros

Mirando al futuro, ¿hay ideas de futuros eventos?
Tenemos preparadas todas las actividades del año. Los sitios lo hacemos en plan sorpresa. Solemos ir a Cerro Muriano, a Montoro y a Los Arroyones pero no puedo adelantar nada (risas).

¿Qué hay que hacer para apuntarse a la asociación?
Es llegar a la sede en horario de tarde y ahora en febrero se abre el plazo de inscripción. Cada mes y medio hacemos una actividad, se rellena la autorización y se vienen con nosotros.

¿Cómo es trabajar con niños?
Es importante decir que tenemos un trabajo porque tenemos que estar pendiente todas las semanas y no cobramos, de hecho, pagamos nuestra cuota anual. Nosotros no que nos llevamos de la asociación es esa felicidad y esa niñez que nos trasmiten, la diversión…es como más cobramos.

Con todo lo que hay a esas edades, hay que destacar la gran labor también en cuanto a “proteger a los niños”.
Lo que nosotros nos llevamos también es esa unión. Vienen niños de la colonia, de Écija, de Córdoba, pero que han creado una familia. Los niños me paran y me preguntan por las actividades y esto es una segunda familia.

Cuando salen de la asociación por edad, ¿cómo pueden seguir?
Pueden seguir con nosotros si ellos quieren. Pero desde el punto de vista de monitor y es una labor con la que hay que estar comprometido y estar trabajando.

¿Por qué elegir la Cigüeña?
No hay ninguna asociación que haga nuestra labor en Fuente Palmera. Si hay algún padre que tiene miedo de que su hijo no se adapte, aquí hay gente con 25 años de experiencia. Van a estar comunicados con nosotros a diario y van a saber en todo momento de ellos.

Otro aspecto por destacar es la madurez que alcanzan los niños en actividades como esta.
Hay que estar encima de ellos, sobre todo por la maleta, pero aprenden a ser autónomos, saben que tienen que ponerse, hacer su cama… Esa autonomía la aprenden ahí y no creo que haya muchos sitios más.