Sindicar

Entrevista al alcalde pedáneo de La Herrería

Francisco García Requena
Alcalde de La Herrería

Francisco tiene 52 años y lleva sólo 7 viviendo en esta pedanía de Fuente Palmera, se ha dedicado al mantenimiento de instalaciones, en una fábrica de cubitos de hielo en Castelldefels (Barcelona)

Para él La Herrería es un lugar maravilloso, pero que tiene la sensación de estar asistiendo al envejecimiento paulatino de su población, por la falta de oportunidades para los jóvenes en esta aldea; que esta haciendo en los últimos años que todos los matrimonios de jóvenes de La Herrería fijen su residencia en Fuente Palmera.

La gente debe de querer al lugar donde vive, pero no quererlo de boca, sino con su compromiso diario en el cuidado, mantenimiento y limpieza de los lugares públicos como el parque, las calles o el entorno de la aldea. Para eso, también es verdad, que desde lo público debemos dotar de mobiliario y papeleras suficientes, para que los niños desde pequeños se acostumbren a mantener limpio el pueblo.

En esta aldea se dispone de un Centro de Usos Múltiples, que según manifesta está muy desaprovechado; para comenzar esta aldea podría disponer en este centro del punto de encuentro de todos sus vecinos, con la explotación del bar, pero por culpa de unos o de otros, este se encuentra cerrado por la dejadez y la desidia. Existiendo incluso alguna solicitud de algunos vecinos que están interesados en su explotación.

En el mismo edificio se dispone de un gran salón, donde se podrían celebrar eventos de todo tipo, sociales, culturales, etc., que por el momento no se están desarrollando.

Poco después de llegar a tomar posesión tomó una iniciativa para dotarse de una pequeña biblioteca pública, para ello solicitó la colaboración de los vecinos y del ayuntamiento de Fuente Palmera, nos comenta que fueron muy pocos los libros aportados.

Este mismo centro sirve también como sede de la asociación de mujeres “Clara Campoamor” y por tanto de sus actividades, así mismo sirve a la Escuela de Adultos para sus clases.

Así mismo se firmó un convenio con una empresa, para proveer de acceso a Internet a las pedanías, con sus puntos de acceso público, que finalmente se quedó en nada, ni aula ni puntos de acceso público.

También dispone La Herrería, de un campo de fútbol de albero y una pista polideportiva de reciente construcción, así como un parque, aunque no dispone de ni un elemento de diversión para los niños, porque los que había no cumplían la normativa y no ha habido ocasión de instalar ninguno de los que si la cumplan.

La labor de alcalde pedáneo para Francisco, debe ser una continua relación y colaboración estrecha con el ayuntamiento, según él se debe tener en cuenta la opinión de los responsables de las pedanías, en las iniciativas y proyectos que se diseñen para sus localidades, y es muy importante tener en cuenta que las infraestructuras básicas (alumbrado, mobiliario, etc.) tienen un coste igual para todos y no dependen de la población que se tenga.

En el territorio de La Herrería, nos podemos encontrar algunos parajes o lugares que se podrían poner en valor para el disfrute o explotación por parte de nuestros vecinos, generando oportunidades para poder instalarse en esta aldea; tenemos una fuente en el parque, que mantenemos algunos vecinos, la picamos, limpiamos y pintamos, incluso soltamos algunos peces pero que rápidamente desaparecen, podría ser un espacio para el ocio y disfrute pero tendríamos que concienciar a todos los vecinos de ello.

Otro lugar emblemático de La Herrería, seria “La Finca” que se trata de una finca municipal de Fuente Palmera, que en la actualidad esta completamente abandonada, disponía de su olivar, perales, ciruelos, invernaderos, etc., y que se encuentra totalmente dejado y expoliado. En está finca se podrían acometer proyectos de explotación agrícola que asentaran población en La Herrería, pero nadie se preocupa de ello.

También se han proyectado alguna Escuela Taller de Medio Ambiente, en una nave cedida por la Excma. Diputación, que también esta abandonada, y que podría estar mantenido y formando a personas para facilitar la inserción laboral de algunas personas, pero de eso nada se sabe.

La Herrería se está apagando, según Francisco, para tener un mejor futuro el propone que se rehabiliten las viviendas de la aldea, que atrajesen a nuevos pobladores, o al menos a turistas que busquen la tranquilidad de vivir en una aldea, con eso y con algún establecimiento de hostelería que se pusiera en marcha, algún proyecto de iniciativa empresarial en “la finca”, con eso, él vería un futuro más esperanzador para esta aldea.