Sindicar

Encuentro con el Párroco de Fuente Palmera

Patricio Ruiz Barbancho, natural de Santa Eufemia, tiene 31 años y es el párroco de nuestra parroquia Purísima Concepción de Fuente Palmera. Al principio nos ilustra acerca de su inusual apellido, el cual proviene de la serranía cordobesa, más concretamente de Hinojosa del Duque. Este apellido lo heredó de su bisabuelo, nacido en Hinojosa, quien se casó con una mujer de Santa Eufemia.

Lleva 7 años como párroco de La Colonia de Fuente Palmera, siendo éste su primer y único destino hasta el momento.

Acerca de sus labores, nos comenta que para poder cubrir el trabajo de toda La Colonia de Fuente Palmera, posee la ayuda de otro sacerdote -in solidum-. De este modo, durante el fin de semana se organizan para decir misa en todas las aldeas, así como en el núcleo de Fuente Palmera. Entre semana, otra importante tarea a la que atiende es la docencia, impartiendo las clases de religión en el instituto local, en horario matinal. Mientras que por las tardes, se dedican casi íntegramente a la labor de catequesis. Ya en la noche, brinda un catecúmeno enfocado a las personas adultas (grupos de confirmación, cursos de bautismo, matrimoniales...) los cuales ofrece al finalizar la misa diaria.

Finalmente, los viernes por la mañana continúa dirigiendo la misa en la residencia de Santa Magdalena, para poder atender a las necesidades espirituales de las personas que aquí se encuentran. Por otra parte, destaca que cuando tienen lugar las principales fiestas religiosas (Navidad y Semana Santa principalmente) han de solicitar la ayuda de otros párrocos foráneos, para poder hacer frente a la ardua tarea de decir misa en 11 lugares diferentes en la misma jornada.

Ensalza la labor de colaboración del resto de la comunidad, como por ejemplo los 52 catequistas que están continuamente desplazándose entre las diferentes aldeas para poder atender a las tareas de la Iglesia. También resalta la labor de dos monjas salesianas de María Auxiliadora, las cuales tienen comunidad en el municipio aunque viven en la localidad sevillana de Écija. Éstas atienden a la catequesis en 4 de las aldeas del municipio, además de la visita a enfermos y la ayuda en las misas del fin de semana, entre otras labores.

En cuanto a la labor social de ayuda a los más desfavorecidos en La Colonia, principalmente se realiza a través de Cáritas, los lunes por la mañana una vez al mes. En esas ocasiones se le facilitan a las familias una serie de productos básicos, fundamentalmente alimenticios (legumbres, leche, pastas, cacao, leche para niños...). Otras labores no menos loables que han ofrecido a los vecinos menos pudientes, en momentos puntuales, han sido: el pago de medicamentos, de libros de texto para la escuela o carritos para bebés.

También nos comenta brevemente el encomiable trabajo que realizan como centro receptor de productos donados, y cómo los redistribuyen a su vez, entre las personas demandantes de éstos. Así, destaca el enorme espíritu vecinal y colaborativo del que hacen gala las personas del municipio a través de sus donaciones. Anecdóticamente nos cita el caso de un agricultor que, dependiendo de la época agrícola en que nos encontremos, cede a la parroquia una parte de los alimentos cosechados en su huerta, además de un constructor que cede su camión para poder transportar dichos alimentos.
Aunque sus tareas no quedan en sólo en eso, sino que además recogen medicinas, ropas, etc., para las misiones a través de colectas propias (Domund, Manos Unidas...).

Otra curiosa actividad que ha tenido lugar en cierta ocasión, fue la realización de cerca de 8.000 banderitas a través de todo el grupo de la parroquia para celebrar el Día del Corpus. Y ya en fechas más señaladas si cabe, realizan el belén en Navidad o el monumento a la Eucaristía en la Capilla del Sagrario de la iglesia, cada Jueves Santo.

Por otra parte, nuestro párroco aprovecha la ocasión para elogiar y nombrar las 4 hermandades del municipio: La Purísima Concepción, El Santísimo Cristo de la Sangre, Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores. Éstas no sólo colaboran en los trabajos de la preparación de los pasos de Semana Santa, sino que también ayudan con donativos y en todas las actividades que se plantean, como la ocasión en que se creó una barra para Cáritas, o la campaña de recogida de alimentos y juguetes que tiene lugar en Navidad. Como algo realmente llamativo, nos comenta que la Hermandad de la Inmaculada en este municipio, es la única de Córdoba que mantiene su nombre original de "Purísima Concepción". Así, pese a que la advocación y el misterio que celebra es el mismo al resto de pueblos en los que se le conoce como "Inmaculada Concepción", en nuestro municipio, permanece con el nombre castizo de "Purísima Concepción". Ello se debe a que la parroquia pertenece a la Diócesis de Sevilla, y por lo tanto, no se vio afectada por el cambio de nombre que sufrieron el resto de parroquias y hermandades de Córdoba cuando cambiaron de nombre a "La Inmaculada Concepción".