Sindicar

Entrevista al entrenador del C.D. El Villar

Julio Reyes Hidalgo
Entrenador del C.D. El Villar

Julio tiene 32 años de edad y es vecino de La Cañada del Rabadán, siendo esta su primera aventura como entrenador de un equipo de fútbol en primera provincial con el C. D. El Villar, aunque ha tenido experiencia durante un par de años en La Carlota como segundo entrenador, concretamente el año que ascendió el equipo.

En cuanto a su formación, este año ha acabado el nivel 2, y por lo tanto, posee el título de técnico deportivo. Aunque piensa seguir formándose y esta temporada se va a inscribir para cursar el nivel 3, que se va a impartir en La Carlota, obteniendo así título de Entrenador Nacional.

El inicio de esta temporada, según él, es tal y como se preveía, ya que se ha configurado un equipo joven que tiene que tomar cuerpo. Comenzó la temporada con un empate ante el Baena, que es quizás uno de los favoritos para el ascenso, y eso les subió bastante la moral. Aunque en el segundo encuentro, a domicilio ante el equipo de Cabra, la gran velocidad en el juego debido a la superficie de césped, que además regaron antes del partido, hizo que el equipo conociera una dolorosa derrota, ya que este terreno dista mucho del albero en el que el equipo acostumbra a entrenar. Ya en la tercera jornada, tras conseguir la victoria ante el Fuente Palmera, los jugadores y el entrenador consiguieron volver a subir la moral del equipo.

El objetivo del C. D. El Villar para este año, es hacer una base de gente joven y del pueblo que se asiente y se acostumbre a jugar entre ellos. El entrenador incluso cuenta hasta con 6 juveniles, los cuales tratará de formar para "hacer un grupo humano potente, que adquieran experiencia y conozcan los ambientes de la categoría en los distintos escenarios de la provincia".

Julio no se atreve a determinar cuál es el equipo más fuerte del grupo, ya que no han jugado con todos ellos, aunque en el ambiente futbolístico, se considera que El Baena y La Rambla son en teoría, los equipos más fuertes.

De sus jugadores no quiere destacar a ninguno en particular ya que no le gusta individualizar, porque lo que verdaderamente le importa es el equipo. Así, nos redunda que el objetivo es hacer un bloque, que juegue compensando al conjunto y conseguir de esta forma hacerse cada vez más fuertes

En cuanto a la afición del equipo, Julio la valora con un 10, ya que en los partidos jugados en casa, siempre se cuenta con un nivel de asistencia muy destacado, apoyando siempre al equipo. Con una media de 200 o 300 personas en la grada, destaca además que deben ser de los pocos clubes de la categoría que tenga tantos socios (en torno a 500), lo cual declara que es un lujo y que le suele llamar la atención a todo el mundo ajeno al pueblo.

El entrenador afronta la temporada partido a partido, jugando cada uno desde cero, ya que trata de mantener el nivel de ilusión a sus chavales y trabaja pensando y preparando al equipo cada jornada sin mirar para atrás.

Finalmente se despide pidiendo a la afición que los siga apoyando como en los partidos anteriores, mientras que el equipo continuará dando lo máximo de sí mismo. Así, su máxima aspiración es que, aun en la derrota, la afición se pueda llevar una impresión de que se ha hecho todo lo posible y que no se le pueda reprochar falta de entrega al equipo.