Sindicar

DE MARCHA A PINGÜINOS 2013


Todo comenzó en enero de 2012. Hace un año David Sánchez y Manuel Rivero reunidos en un bar de copas tuvieron la idea de ir hasta la Concentración Motera de Valladolid, “Pingüinos”, con vehículos con una antigüedad superior a 25 años. Para que ninguno se echase atrás, el día 6 de enero redactaron un contrato e imprimiendo su firma con testigos presenciales. Desde entonces han puesto diez euros al mes para sufragar los gastos del viaje.
El día 8 de enero de 2013 a las 9:00 de la mañana ya estaban listos para partir, pero un problema mecánico de última hora hizo que tuvieran que posponer la salida. Finalmente estuvieron preparados gracias a la ayuda de Valentín Cepedello que estuvo hasta las 3 de la madrugada reparando una de las motos.
Las máquinas con que iban a afrontar la marcha eran dos Vespas de 160 cc. una de 1976 y otra más antigua de 1969. Motos ya clásicas de origen italiano (Enrico Piaggio y Corradino D´Ascanio) y que llegaron a España a mediados de los 50. A David y Manolo se les unió José Quero con su Scooter Peugeot de 80 cc. Las Vespas estaban personalizadas con sponsors locales.
Su equipaje eran petates con una tienda de campaña, bolsas de aseo personal, herramientas, una garrafa de gasolina, una bota de vino y por supuesto una paletilla de jamón.
Salieron finalmente el día 9 a las 13:30. Partiendo desde el pueblo y tomando siempre carreteras nacionales. La ruta se hizo por Córdoba – Alcaracejos – Almadén - Herrera del Duque, donde hicieron noche - Talavera de la Reina-Ávila y finalmente Puente Duero (Valladolid). 600 kms. con dos grandes puertos de montaña montados en Vespa a baja velocidad. Muchos kilómetros y más de 24 horas.
Después de la llegada el jueves día 10 a las 8 de la tarde, a la trigésimo segunda edición de la concentración motera invernal de Valladolid conocida como Pingüinos, en los siguientes días disfrutaron de las exhibiciones moteras y las actuaciones del amplio programa de actividades que esta edición ha ofrecido durante todo el fin de semana hasta el domingo 13.
Como contaban con el largo trayecto y la gran cantidad de horas de viaje, el regreso se produjo el sábado 12 al mediodía para poder estar en Fuente Palmera de vuelta al día siguiente donde llegaron a las 14:30 horas. Estos tres amigos destacan que la Ruta ha sido muy emocionante, disfrutando de la convivencia, la naturaleza y los pueblos. El año que viene están seguros de que repetirán la misma ruta pero no saben con que vehículo.
Después de un año con muchas ganas de que llegara el momento, y sin que nadie diese un duro por ellos ¡prueba superada! Para terminar nos quedamos con una frase de Manolo: “no por ir despacio lo pasa uno peor, lo que cuenta es la ilusión”.