Sindicar

Siembra de higueras


"Algunos árboles llevan cinco años sembrados, no han arraigado y tengo que arrancarlos"
Este mes hablamos con José Antonio Aguilar Rosal, 53 años y vecino de la aldea de El Villar. Siempre ha trabajado en el campo y antes era jornalero eventual hasta que se hizo autónomo y se dedicó a la siembra de higueras.
Empezó este trabajo hace siete años con 1.500 metros de tierra para ver como se le daba y aún, a día de hoy sigue probando las diferentes especies que hay, desde higos blancos a brevas negras, ya que "una cosa es sembrar pero otra muy distinta es dedicarse a la venta". Ahora mismo cuenta con ocho especies diferentes, de unas tiene más y de otras menos, y nos explica que "siembro un injerto y desde ese momento lo arreglo, lo trato, lo podo y le echo abono. Esta especie se trata igual que otra cualquiera, pero yo las tengo cortaditas bajitas para coger los frutos y tratarlos cómodamente sin utilizar escalera". La temporada empieza en Junio con la breva y durante Julio, Agosto y Septiembre se coge el higo, recuerdo que" me dio el punto y probé haber como se me daba ya que no es muy normal en esta zona dedicarse al cultivo de este árbol y aunque en la aldea de Villalón había una parcela de este fruto, ésta fue arrancada, eso sí, es muy normal ver una higuera en cada casa".
José Antonio ha probado con otras variedades de higueras y en parcelas más estrechas cambiando la forma de prepararlas para intentar sacar más y con más calidad, "así las vendo a mejor precio, aunque no hay mucha diferencia de cómo me las pagaban antes a ahora". Nos apunta que desde que las siembra hasta que sale un buen fruto pasan tres años y que le fuera gustado probar en un invernadero, pero no se atreve porque la forma de manipularlas es diferente, no conoce el manejo y no está informado. En estos momentos tiene 1 hectárea sembrada, unos 13.000 metros y ahora "tengo pendiente otra hectárea a diferente marco, diferente distancia entre una y otra. Me voy asesorando en internet de la distancia que tiene que haber entre las higueras sembradas y aunque alguna vez que otra me he equivocado y he tenido que arrancarlas, sigo con mi empeño. Un árbol de este tipo da mucho fruto, el problema es venderlo porque éste no puede permanecer en cámaras y todos los días salen frutos y tienes que cogerlos".
Actualmente el reparte en Sevilla, Málaga y Madrid, el quid de la cuestión está en "venderlas poquito a poco y por muchos lados, ya que hay días que viene una avalancha y las tienes que dejar que se pudran sin cogerlas porque hay exceso de éste y la calor es sofocante. Durante quince días de Junio se coge la breva, pero Agosto es el mes fuerte del higo y también el más malo, calor, vacaciones, etc. Tal como están las cosas nuestro futuro está muy malo, yo lo hago en plan familiar y cogemos según nos convenga, recogemos el domingo y repartimos por la noche para que el lunes esté en el mercado y recomiendo que si alguien se quiere dedicar a esto que empiece por poquito y que no se embarque mucho".