Sindicar

Camino hasta el paraje de Los Arroyones


Por undécimo año consecutivo, la Hermandad de San Isidro Labrador de Cañada del Rabadán ha emprendido el camino hasta el paraje de Los Arroyones. En esta ocasión, el tiempo ha acompañado, ya que no ha llovido ni ha hecho el calor sofocante del pasado año. La romería ha sido algo menos multitudinaria, si bien han acudido más de 300 personas a hacer el camino. Además, “este año hemos ido más tranquilitos porque hemos salido antes; el año pasado la gente se quejaba de que íbamos demasiado rápido” comenta Curro, el hermano mayor. “Incluso nos ha dado tiempo a bautizar simbólicamente a algunos romeros nuevos en el arroyo de Las Culebras, unos 25 o 30, de los que 7 u 8 eran romerillos chiquitillos, de algunos meses. Ha sido muy bonito”.

Como cada año, los romeros cañeteros celebraron una misa en su pueblo antes de emprender el recorrido, que continuó por las zonas de descanso de Molino de Mármol y Marismillas. La comitiva llegó a Fuente Palmera sobre las ocho de la tarde del sábado, y una vez allí los miembros realizaron una ofrenda a la patrona de la localidad, la Purísima Concepción. Como novedad de este año, el coro rociero Amigos de San Isidro de Cañada del Rabadán ha escrito una nueva salve rociera.

El recorrido continuó hasta la nave en la que los romeros suelen pasan la noche; dicho espacio es cedido cada año por el dueño para que las personas y los animales puedan descansar.

El domingo, los peregrinos continuaron hasta llegar a Los Arroyones, donde otros romeros de El Villar los recibieron.

Como novedad este año, se ha hecho una carroza-guardería, destinada a los más pequeños. Por otra parte, los romeros han llevado a cabo en la zona del Molino de Mármol un emotivo homenaje a los miembros de la hermandad que ya han fallecido.