Sindicar

Para ti: gracias por existir

Para ti por toda tu devoción,
por ser el lazarillo en mi camino,
por curarme las heridas y combatir en mi derrota

Para ti que un día me viste marchar
y con voz temblorosa me dijiste:
hija mía levanta el vuelo que en la vida hay que luchar.
No tengas desconsuelo
que aquí está tu abuelo que siempre te va ayudar.

Nunca ignores la experiencia
de estas manos cansadas de trabajar
que en cada una de mis arrugas una lección la vida me dio.

Para ti abuela que esperas, velas mi sueño
cual ángel llamador frente al desaliento.
Porque tus ojos siguen brillando con el paso de los años,
con ilusión, esperanza y encanto a pesar de haber sufrido
tanto daño.

Porque hoy analizo el ayer
y veo ya tu faz cansada,
¡Quisiera agradeceros tanta entrega, por todo y por tanto…!

Gracias por vuestro amparo
gracias por los besos y abrazos,
por las llamadas a deshoras
en los momentos bajos,
por la palabra cómplice con solo mirarnos

Por la entrega diaria y los desvelos callados,
por vuestro auxilio incondicional y
por los cuentos contados

Por cuidarnos con tanto mimo
¡Mi más preciado legado!
Por perdonar los desaires
y bendecirnos en abrazos.
GRACIAS POR EXISTIR

Porque los abuelos son el mejor tesoro
que podamos poseer.
Jennifer Rojas