Sindicar

Tercer premio en el certamen “Solidaridad en letras”


Iluminada Baena Herruzo, alumna de 6º curso del CEIP San Isidro Labrador de El Villar, ha obtenido el 3º premio en la categoría A (alumnado de 5º y 6º de Educación Primaria) en la fase provincial del Certamen Literario “Solidaridad en letras” (cuya temática se ha centrado en el voluntariado y la solidaridad) con su relato breve La triste y verdadera historia de Chitika y Angus, en la que muestra, desde su punto de vista, la crueldad de las guerras y el sufrimiento de los más débiles.
Este reconocimiento vino acompañado de un regalo: un reproductor multimedia mp4, que le fue entregado en un acto celebrado en pasado 25 de noviembre en Córdoba.
Iluminada ha sido una de las ganadoras de este certamen, pero en él también han participado todos sus compañeros de clase, que han presentado las siguientes obras: Todos ayudan menos Juan (Aroa), Nuria, la niña solidaria (Vanesa), Eric y su maravilloso amigo (David), Al fin, Juan nos ayuda (Jesús), La amistad (Carmen) y Solo ayudan los que quieren (Rubén),

Iluminada, ¿por qué te presentaste a este concurso?
Era un trabajo de clase. Pero tenía la idea desde el año pasado. Me vino a la mente: vi una película en la que una niña perdió una pierna y me inspiré en eso.

¿Por qué tienen esos nombres los protagonistas?
Chitika me lo inventé porque era un nombre raro, y Angus es un nombre que no es de España.

¿Por qué has situado la acción en Níger?
Porque busqué en internet cuál era el pueblo más pobre, y me salió Níger.

Aparte de esa película, ¿hay algo más que te haya inspirado para escribir esta historia?
Las guerras que sufren y las peleas que tienen las personas que son tonterías pero que hacen que sufran los niños.

¿Te gustaría seguir escribiendo sobre esta misma temática o sobre otra?
Sí. No por el premio: me gusta hacer cuentos. Me gusta hacerlos diferentes.

¿Has escrito otras cosas?
Sí. Con mi amiga Carmen en 4º escribí “Los instrumentos mágicos”. Es la historia de dos niñas que se encontraron con un hada que les dio dos instrumentos: una flauta y un arpa. Ellas iban tocando y la felicidad iba reinando. Al final, vino el hada, las convirtió en hadas y le dieron los instrumentos a otras niñas para que hicieran felices a otras personas.