Sindicar

El Colegio Maestro Francisco Gómez cuenta con un nuevo director


Rafael Alijo Baena es, desde el comienzo del presente curso escolar 2013/2014, director del Colegio Maestro Francisco Gómez, de La Peñalosa. Este profesor de Educación Física, natural de Córdoba capital, ya ha ejercido la docencia con anterioridad en la Colonia de Fuente Palmera, pues procede del Colegio Antonio Gala, de Silillos.

Rafael, ¿por qué decidió incorporarse al centro de La Peñalosa?
Anteriormente, yo estaba trabajando en Silillos; el puesto de director aquí quedó vacante, y el inspector confió en mí para él.

¿En qué otros centros ha ejercido la docencia? ¿Cómo ha sido el cambio?
Yo he estado trabajando siete años en Madrid. A raíz de concursar para venir aquí a Andalucía, pues me dieron mi plaza en Silillos, y allí empecé como profesor de Educación Física.
El cambio, pues imagínate: yo estaba en un colegio con 32 profesores en San Sebastián de los Reyes. Llegar de una ciudad a una aldea pequeñita, pues supone un gran cambio; sin embargo, ha sido muy enriquecedor, sobre todo porque pasas de tener casi cuatrocientos alumnos a cincuenta aproximadamente -aquí en La Peñalosa, en concreto, somos 34.

¿Cuáles han sido los aspectos positivos del cambio?
A nivel personal, estoy más cerca de mi familia; respecto a los alumnos, se puede proporcionar un trato más personalizado a cada niño, aunque no tenemos todos los recursos que quisiéramos (y siempre nos quejaremos de eso). La verdad es que Madrid está un poco por delante de Andalucía en lo que respecta a recursos humanos y tecnológicos. Lo que sí es fundamental es que el Ayuntamiento nos eche una mano, que a nivel de infraestructuras lo cuiden (que lo están cuidando, pero los niños necesitan más).
Por otra parte, en el tema de las infraestructuras, el colegio de Silillos está mejor, ya que es un colegio nuevo; además, al estar dividido en dos edificios separados, quizá es un poco más complicado trabajar en este colegio. Lo ideal sería que, en un futuro, unificasen los dos edificios. Luego, a nivel de alumnado, La Peñalosa es muy parecido a Silillos. La verdad es que los chicos trabajan muy motivados, tienen mucho interés por aprender, y los maestros están aquí trabajando al 100%. Al fin y al cabo lo importante es que haya una buena dirección, que los compañeros nos llevemos bien y hagamos un trabajo unitario.

¿De cuántas unidades está compuesto el centro?
Este colegio está dividido en dos edificios. En el más antiguo está la unidad de Educación Infantil y Segundo [de Primaria]; mientras que en el otro edificio están Tercero y Cuarto por un lado, y Quinto y Sexto por otro: es decir, en total son tres unidades, pero una de ellas la hemos desdoblado en dos clases de Infantil y Segundo.
Por otra parte, hemos creado una biblioteca más grande, hemos instalado puestos con ordenadores y, además, participamos en algunos de los planes de la Junta de Andalucía: de alimentación saludable, fomento de la lectura, coeducación e igualdad, Escuela Espacio de Paz...

¿Cuáles son las principales actividades culturales que se realizan en el centro?
A lo largo del año tenemos nuestras actividades complementarias o extraescolares para cada uno de los trimestres. Estamos trabajando en colaboración con otras aldeas, por ejemplo, con Ochavillo. Hace poco organizamos una salida a Zuheros y visitamos la Cueva de los Murciélagos. Cada trimestre programamos una serie de actividades, más las que surgen a raíz de el proyecto Escuela Espacio de Paz: celebramos el Día de la Paz, el Día de Andalucía, la fiesta Navidad, la fiesta de fin de curso, Carnaval...

¿Cómo son las relaciones con la AMPA?
Al ser el primer año de dirección, estamos todavía estableciendo, como quien dice, vínculos de trabajo. Pero es una AMPA muy participativa: cada vez que se le pide colaboración para una actividad, la proporciona.

¿Cuántos profesores ejercen su trabajo en La Peñalosa?
Estamos seis maestros y algunas personas que compartimos con los centros de otras aldeas. Por ejemplo, lo maestra de PT (Pedagogía Terapéutica) también acude a Villalón y Herrería: los lunes, miércoles y viernes viene aquí, mientras que el martes y el jueves va a esos dos colegios; la maestra de Religión, igual: la compartimos con Fuente Palmera y con Cañada de Rabadán. Los demás permanecemos aquí, pero no todos son definitivos: hay algunos interinos, que no tienen su plaza aquí... La verdad es que eso supone una dificultad para el colegio porque, al no tener un profesorado fijo, cuesta más trabajo organizar cosas: como que cada año tienes que empezar un poco de nuevo...

¿Le han comentado los profesores alguna dificultad con la que se hayan encontrado?
La verdad es que no hemos encontrado grandes dificultades: más bien al revés. Hemos formado un buen equipo de maestros, estamos trabajando a gusto, nuestro objetivo es intentar preparar lo mejor posible a los chavales para su futuro.
Dificultades, por ejemplo: nos hacen falta ordenadores, material, espacio... la dificultad que tenemos en este colegio es la falta de espacio; también nos harían falta algunos ordenadores más.

¿Hay algo que quiera añadir?
Estamos muy a gusto aquí en La Peñalosa, es un buen sitio y nos han acogido a todos los maestros muy bien. Espero que haya una unión entre el Ayuntamiento, las familias y nosotros. Ah, y... ¡ Feliz Navidad!