Sindicar

Siempre rodeada de su familia


Petra es una vecina de Cañada del Rabadán que a sus 95 años nos cuenta su vida a la perfección.

Petra Carmona Martínez es una vecina que nació en Cañada del Rabadán y donde actualmente reside junto a su hijo y su nuera con los que lleva ya cuarenta y cuatro años viviendo. Ella tiene tan solo dos hijos, uno en Cañada del Rabadán, donde ella vive y el otro vive en Posadas. Nos ha contado que de los dos hijos tiene seis nietos y siete bisnietos. Petra nos dice que el más pequeño de los hijos nació en Posadas y el mayor en Palma del Río.

- ¿Cómo ha sido su vida?
- Petra: Pues mi vida fue muy mala a raíz de la muerte de su marido. Él estaba con unos parcelistas en Paterna, él era el que le daba cuentas al dueño de todo lo que hacían los parcelistas. Pero un día lo mandaron con dos personas más a desollar una vaca que había muerto y a raíz de eso enfermó y no quiso ir al médico por temas personales por lo que murió. Mis hijos tenían un año y el mayor no tenía los dos añitos cuando murió su padre, entonces yo he tenido que sacar a mis dos hijos adelante sola, aunque mi madre, la pobre, me ayudaba algo porque ella tampoco tenía ni para comer ya que ella también enviudó al poco tiempo de casarse. Yo estaba tan pequeña que no tengo ni recuerdos de mi padre. Yo me casé con 23 años y no llevaba ni cinco años casada cuando me pasó esto de mi marido. Por eso te digo que mi vida no ha sido fácil.
Siempre he sido una mujer muy sana, hasta el punto de decirte que nunca me he puesto mala y he visitado el hospital esta primavera con 95 años que me dio un sustillo.

- ¿A qué se ha dedicado toda su vida?
- Petra: Yo he estado toda la vida trabajando en el campo y he padecido muchísimo. También he criado muchos animales, vamos una vida muy mala. No teníamos agua y tenía que ir a por ella a un kilómetro y medio cargada con un cántaro y un cubo. Pero de lo que estoy muy orgullosa es de todo lo que he bordado y pintado. El ajuar de todos los nietos y de todos los bisnietos cuando nacieron lo he bordado yo. Cuando se han ido casando los nietos les he comprado yo el traje y cuando han hecho la comunión igual, siempre me ha gustado que tuviesen ese recuerdo de su abuela. Aunque yo siempre estoy rodeada de toda la familia porque sé que me quieren igual que yo los quiero a ellos.
He viajado poco; pero cuando he viajado siempre he vuelto a dormir a mi casa. Tan sólo cuando mi nieto el mayor hizo la mili, que la hizo en Canarias, me quedé allí. Porque yo siempre había dicho “Donde mi Juanito haga la mili allí voy yo”. Entonces cuando llegó la hora pues resulta que le tocó en Canarias y tuve que ir allí.
Yo llevo casi toda mi vida viviendo con mi hijo y mi nuera, y claro, cuando nacieron mis nietos pues yo me quedaba a cuidarlos. Casi los he criado yo porque, claro, mi hijo y mi nuera se iban por temporadas a Francia a trabajar y yo era la que los cuidaba todo el tiempo que hiciera falta. Ellos siempre me han tenido como su segunda madre. Mira, cuando mi nieta, la segunda, iba a hacer la comunión pues su madre vino el día de antes de la celebración; yo fui la encargada de organizarlo todo.

Según sus nietos, su abuela Petra, ha sido para ellos como su madre, debido a que su madre ha trabajado fuera y ha sido su abuela la que ha estado siempre al cuidado de ellos. Sus nietos se reían porque según Petra su ilusión era verlos casados, bueno pues, los ha visto casados, con hijos y si sigue así de fabulosa como hasta el momento quizás pueda ver el matrimonio de algún bisnieto, ya que nuestra vecina, tiene la fortaleza que tiene.

- ¿Cómo es que tiene una calle a su nombre aquí en Cañada del Rabadán?
- Petra: Porque teníamos la asociación de mujeres, la cual también se llamaba y se llama
Petra, y de las que habíamos pues yo era la mayor y la que mandaba por entonces dispuso de poner esta calle a mi nombre. A mí no me hacía ilusión pero bueno…

- Algo que quiera añadir
- Petra: Pues decir que estoy muy contenta con toda mi familia, tanto con mis hijos, nueras, nietos, en fin con todos. Siempre estoy muy arropada por ellos. Tengo unos nietos fabulosos y estupendos; ellos vienen todas las semanas a verme incluso mi nieta Mª Carmen viene de vez en cuando y me peina y eso no lo hacen todas las nietas. Estoy muy orgullosa de todos ellos.